El retorno del diezmo

Mis modestos conocimientos de historia me impiden referir aquí el primer registro de un impuesto pagado por un comerciante, no obstante se me antoja que hace bastante tiempo los hombres de negocio tributan una parte más o menos sustanciosa de sus ingresos. Sin embargo, por éstos rumbos los nuevos negociantes y sus pagos al fisco son cosa novedosa. No conozco las interioridades de las economías de peluqueras y ambulantes y la rentabilidad de sus establecimientos, pero quienes administran sitios dedicados a la restauración, ya sean cafeterías o restaurantes, enfrentan un reto difícil.
Entusiastas amigos y conocidos, colegas del gremio, es decir cocineros o gastronómicos han emprendido proyectos para echar a andar viejos sueños de poseer sus propios negocios, invirtiendo añejos ahorros o liquidando automóviles y otros bienes para disponer de fondos necesarios para sus planes. Es de notar que después que baja la fiebre del entusiasmo inicial y los noveles negociantes comienzan a erogar sus impuestos, sorprende la certeza de que obtener utilidades sustanciosas es, en las actuales circunstancias muy, pero muy difícil. El monto de lo que se paga y la falta de privilegios como el del derecho a adquirir sus materias primas en almacenes que vendan a precios mayoristas desestimulan a muchos posibles propietarios y a algunos que con el frenesí olvidaron sacar bien sus cuentas y comienzan a pensar en el cierre de su restaurante.
Hace un par de días le comentaba a un amigo, algo conservador por cierto, mi criterio de que si el trabajo por cuenta propia era importante y prioritario merecía condiciones más flexibles para quienes lo emprendieran. La explicación de este me hizo reflexionar e incluso escribir éstas líneas. Me explicó que básicamente el opinaba que así debería ser, porque de esa manera se evita un enriquecimiento excesivo de algunos las subsiguientes diferencias sociales muy marcadas. Los negociantes no alcanzarán nunca una fortuna demasiado jugosa y capitalista en estas circunstancias y los planes sociales recibirán una importante inyección de recursos con el escalonado incremento de la calidad de vida del ciudadano en general.
No podría estar más en desacuerdo con estos vaticinios, nadie invierte sus únicos ahorros de toda una vida en un restaurante para sencillamente vivir a diario decorosamente.  Es riqueza, fortuna y una estabilidad duradera,  lo que buscan los seres humanos e ignorar esto minimizando las ambiciones de la gente ha sido un error demasiado costoso para seguirlo sosteniendo. Aplaudo la apertura de oportunidades de negocio para las personas, pero soy del criterio que el monto de lo que se tributa hoy merece revisión y estudio.
Precisamente los tributos cuantiosos en demasía favorecen al comerciante con mayor capital, que ahoga al pequeño inversor con establecimientos lujosos y bien condicionados y las ventas preferenciales delos  proveedores. A este paso muchos posibles contribuyentes digan adiós a sus licencias y comercios ¿son ellos acaso los únicos perjudicados?¿acaso no bajará ostensiblemente la recaudación del fisco? Y lo que es a mi juicio lo más lamentable, que no se cree el necesario abanico de restaurantes distintos en la ciudad, administrados por gente deseosa de hacer cosas nuevas, con ideas frescas, que borren el desastre gastronómico heredado de nuestros predecesores, sólo por querer ingresar en breve tiempo lo que la tozudez impidió recaudar en años de inmovilismo.

Anuncios

Categorías: Artículo

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

3 comentarios en “El retorno del diezmo”

  1. Milan Lopez
    marzo 22, 2012 a 7:36 pm #

    Hola Jorge,

    Aunque quizas no entiendas aun la diferencias entre las diferentes tendencias politicas por haber nacido y vivido toda la vida en un sistema comunista; te puedo asegurar que tienes mentalidad de “personas de derecha”. Aqui en Estados Unidos, fueras quizas…”republicano”. Precisamente eso es lo que predican los republicanos en USA, menos regulaciones y control del gobierno sobre los pequennos negocios; y menos impuestos…..porque si los estrangulas con demasiados impuestos y regulaciones-para ayudar a personas que en muchos casos no quieren sacrificarse ni trabajar-estos pierden el incentivo de ser propietarios. Y con razon….no vale la pena el desvelo que provoca un negocio….porque hay mucho mas trabajo y sacrificio de lo que ve un cliente; si vas a ganar mas o menos lo mismo que trabajando para otro.

    Entonces alla tienes a 100 sanganos que no disparan un chicharo…cogiendo bienestar social a cuenta tuya…..ESO DESANIMA A CUALQUIERA….una cosa es ser caritativo, por voluntad propia, y eso lo aplaudo….y otras a la cannona. Una cosa es que el gobierno coja algo de tu plata para AYUDAR…o tener algunos programas sociales…y otro que coja todo tu sudor.

    ESE ES EL LIO QUE HAY AQUI AHORA….QUIEREN ESTRANGULAR A LOS RICOS-DUENNOS DE NEGOCIOS-PARA “DARLE A LOS POBRES”….y entonces esos ricos lo que van hacer es llevarse su capital para otro pais que no fastidie tanto…y los pobres seran mas pobres cuando pierdan su fuente de empleo que se le daba el rico….en su empresa.

  2. Milan Lopez
    marzo 22, 2012 a 7:40 pm #

    Ah…y por cierto….en Estados Unidos los que mantienen al pais en estabilidad laboral y tributaria son los pequennos negocios, no las grandes corporaciones. Las grandes corporaciones siempre encuentran maneras de escapar de muchas regulaciones, impuestos etc…no se si pasandole $$$ por debajo de la mesa a los politicos…o como; pero lo hacen.

  3. marzo 24, 2012 a 4:18 am #

    Es un hecho, los impuestos son desestimulantes económicos. A mayor impuesto a la venta, habrá menos compra. Si le ponen impuesto a la cantidad de empleados se generan menos empleos. Impuesto al tabaco, contrabando de cigarrillos.

    Lo que no me creo que tanto impuesto sea para que no haya desigualdad. El Gobierno está pasmao porque ya no le fían, entonces necesita exprimirnos más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: